Es el documento tributario generado por medios informáticos en formato electrónico, que reemplaza al documento físico de la factura en papel, pero que conserva su mismo valor legal.

La factura electrónica contiene los mismos datos que la factura en papel, y va firmada electrónicamente basándose en un certificado reconocido.
La firma electrónica otorga a la factura electrónica los requisitos legales necesarios en materia de:

Autenticidad: la persona física o jurídica que firma la factura es quien dice ser.

Intengridad: el contenido de la factura no ha sido alterado desde su firma.

En términos informáticos, consiste en un archivo con el contenido exigido por Ley a cualquier factura, que se puede transmitir de emisor a receptor por medios telemáticos (de un ordenador a otro) y que posee unas características que aseguran su autenticidad e integridad.

Existen términos análogos para referirse a la misma realidad tales como factura telemática o factura digital.

En decir, una factura electrónica no es un Pdf, ni una factura escaneada, se trata de un documento creado en el formato electrónico adecuado y completado con una firma electrónica.