Para todos aquellos proveedores de las Administraciones Públicas a los que se refiere la ley 25/2013 es obligatorio facturar electrónicamente.