Una factura en papel no puede convertirse a formato electrónico válido si no es generada nuevamente en formato facturae y firmada con un certificado digital reconocido.

La digitalización o escaneo de una factura en papel, aunque sea certificada o se firme con un certificado digital reconocido, no se considerará como una factura electrónica válida ni será admitida por el sistema.