La factura electrónica tiene la misma validez legal y efectos tributarios que la factura en papel.

Para ello debe cumplir tres requisitos:

  • Debe generarse por medios electrónicos.
  • Debe incluir una firma electrónica, basado en un certificado digital.
  • Debe remitirse por medios telemáticos (mediante e-mail, servicio web, ftp, mediante descarga en un portal, etc.).
  • Debe tener un formato de datos válido.