Las facturas remitidas electrónicamente, firmadas con certificados caducados, revocados o suspendidos en el momento de su expedición, no se considerarán válidamente remitidas al Ayuntamiento, ni recibidas por éste.

Por ello, el firmante de la factura debe comprobar la validez y vigencia del certificado antes de la firma de la factura.